FANDOM


Noche oscura, sombría, a las horas de las 21:00, un sábado era, la gente caminaba, se oían sus risas, sus charlas, pero yo no, estaba sola, iba a mi casa luego de unas clases de defensa personal. Veía como mi calle estaba apagándose, las luces funcionaban mal, estaba a tan sólo dos calles de mi casa, hasta que vi como un saco, me acerqué y encendí mi linterna... no era un saco... era un cuerpo, sin huesos, no grité ni nada, sentí disgusto con eso.

No me preocupé y entré a mi casa, pensando ¿quién fue el desgraciado que mató a esa pobre persona? Jamás pensé que llegaría a este nivel, terminé de cenar, me duché para limpiar mis ideas, salí de la ducha, me recosté. A las 01:00 a.m escuché algo, escuché como pasos se acercaban a mi casa y una mano como de huesos tocaba mi puerta, no presté mucha atención a eso, pero oía que eso se iba, intenté encender la linterna, su pila estaba acabada, finalmente encendí la luz de mi habitación y comencé a prender las luces completamente.

Sigilosamente me acerqué a la ventana, para ver qué rayos era, vi a un hombre deshuesando a una persona, espantada miré, escuchaba como algo susurraba mi nombre detrás mío, porque me di vuelta y no vi a ese hombre más... era mi hermana quién susurraba mi nombre, me preguntaba te escuché gritar... ¿estás bien? le dije que sí y ella dijo que debo tener cuidado, por mis problemas del corazón.

Ella se fue y volví a ver la ventana, sólo vi a ese hombre de nuevo y con un saco, un saco donde guardaba esos huesos, también guardaba los ojos de sus víctimas, volví a la cama, me recosté, no logré conciliar el sueño por eso, eran las 03:33 a.m y nada, no logré dormir, decidí levantarme y escribir un cuento, luego a ponerme a dibujar algo de manga, era estudiante de dibujo en ese entonces.

Ese ruido volvió a escucharse, pero más cerca mío, la luz se apagó, se volvió a encender y ese tipo estaba al frente mío, se acercaba más a mí, y me hizo una seña de silencio, que será rápido, me rehusé a esto, usé mis técnicas de defensa personal para esto, sirvió, le golpeé en la cara y retrocedió. Agarré un palo y le golpeé sin piedad, hasta dejarlo en el suelo, mis padres despertaron y vieron esto... me creyeron esto y enterraron a la cosa esa lejos de mi casa, me dije a mí misma no nos atormentarás más.